Google+ Kada Día Somos Más: julio 2012

Visitas

viernes, 13 de julio de 2012

La Hipocresía de los “informativos” televisivos capitalistas

Lo primero que se debería saber sobre los “informativos” televisivos a los cuales las Masas se ven expuestos es que nada es difundido al azar. Desde un sonido, una palabra, una expresión facial, un movimiento de cámara, un tono de voz, una imagen, etc, todo está dispuesto para generar una respuesta en el receptor.

Y si a ello agregamos de que los Grandes Medios de Difusión Masiva son una extensión clave de los Grandes Intereses Económicos o bien de la Elite del Poder para poder mantener a las Masas en un lugar apropiado sin afectar sus propios intereses, lo lógico sería hacernos ciertas preguntas básicas ante cada cosa emitida, tales como: ¿qué buscan? ¿qué esconden? Ó ¿cuál es el propósito de lo emitido?

Porque ciertamente “informar” es lo menos que se busca. Si informar fuera lo que más se buscara, hoy en día no habría los altos índices de ignorancia en la cual la Masa se encuentra sumergida.

Lo emitido no es más que el reflejo de hasta donde puede llegar los niveles de nuestra ignorancia. Lo que hoy llaman “información” no es más que una simple carnada a la cual estamos expuestos cada día esperando a que podamos morder el triste anzuelo. Somos algo parecido al perro de Pavlov ante los estímulos y nuestras respuestas. Lo triste es que nuestra sociedad vive, sin darse cuenta, rodeada de infinidad de “estímulos” y entregando inocentemente sus “respuestas”.

A continuación 10 ejemplos clásicos de cómo se manifiesta la hipocresía dentro de los “informativos” televisivos junto con sus respectivas respuestas a las preguntas formuladas tales como ¿qué buscan? ¿qué esconden?

Los presentes 10 ejemplos no pretenden ser de ninguna forma una plantilla, sino entregar ideas sobre las cuales nosotros mismos podamos desarrollar.



1.- Nos muestran la alegría fiestera de determinadas “fiestas” o “celebraciones” donde el consumo o derroche de alguna “sustancia” en exceso se presenta de la manera más inocente como a un inamovible al cual no hay que tocar ni por si acaso, ya que es parte de las mencionadas “fiestas” o “celebraciones”. Pero llegado su momento nos muestran de que el consumo o derroche excesivo de dicha “sustancia” es el causante de penosas “situaciones”.

¿Qué buscan? Con el primer ejemplo buscan atraer el mayor interés por sumergirnos en aquellas determinadas “fiestas” o “celebraciones”, de tal forma que uno llegase a sentir que está fuera de lugar si es que no se hace parte de la “fiesta” o “celebración”. Con el segundo ejemplo buscan dar un falso interés de estar “preocupados” por la “seguridad” o “salud” de las personas, inyectando sus buenas dosis de MIEDO (accidentes, enfermedades, etc).

¿Qué esconden? Con el primer ejemplo esconden que son un MEDIO en sí para atraer lo máximo de consumidores o derrochadores y así robustecer las “arcas” de los productores de determinados productos y junto a ello a quienes comercializan los mismos productos. Con el segundo ejemplo esconden el hecho de que utilizan el MIEDO como un MEDIO para generar dizque “conciencia” y por otro lado servir de “agilizador” de leyes.

2.- Nos muestran que determinadas razas de caninos son prácticamente “asesinos” potenciales de personas. Pero llegado su momento nos muestran la imagen “bondadosa” de esos mismos canes ayudando o defendiendo a algún anciano o discapacitado, apelando a nuestra sensibilidad, o nos muestran una imagen graciosa de alguna “gracia” particular del animal en cuestión.

¿Qué buscan? Con el primer ejemplo buscan fundamentalmente introducir el miedo para con específicas razas de caninos. Con el segundo ejemplo buscan apartar aquel miedo inicial y sustituirlo por nuestra sensibilidad hacia todo lo que nos causa admiración, gracia, o ternura.

¿Qué esconden? Con el primer ejemplo esconden que están haciendo publicidad indirecta hacia una raza canina que ve aumentado sus “créditos” en la defensa de los hogares o ve aumentar el ego de “poder” de quienes son sus dueños. Con el segundo ejemplo esconden el juego particular de sensibilizar a las personas para de alguna forma obtener respuestas favorables a favor de los canes cuestionados.

3.- Nos muestran SU “simpatía” y la alegría desbordante de las famosas “barras bravas” del fútbol. Pero llegado su momento nos muestran de que estas no son más que “delincuentes” y que debemos tenerlas detrás de las rejas por los disturbios en los que se ven éstas envueltas.

¿Qué buscan? Con el primer ejemplo buscan cierta “empatía” o “cercanía” con los televidentes que se identifican con los equipos presentados, dando la impresión de que todos los presentadores de noticias fueran “futboleros”, generando un ambiente como si todo un país estuviera expectante a los resultados de la contienda entre los equipos anunciados. Con el segundo ejemplo buscan lo mismo que con los caninos “mata personas”: introducir miedo para con específicas barras bravas del fútbol.

¿Qué esconden? Con el primer ejemplo esconden la gran industria que gira alrededor del fútbol (marcas, apuestas, etc). Con el segundo ejemplo esconden que están haciendo publicidad indirecta hacia una barra brava en particular que viene a refrescar sus merecidos nombres de “barras bravas” o que ven alimentado el ego de “Poder” de quienes hacen parte de las respectivas barras.

4.- Nos muestran el actuar desproporcionado de la policía frente a manifestantes o simples civiles. Pero llegado su momento nos muestran la “sensibilidad” de la policía frente a obras de caridad o hacia la comunidad como queriendo decir: “oh, pero si son tan buenos”.

¿Qué buscan? Con el primer ejemplo buscan entregar una muestra de “objetividad” o “imparcialidad” dentro de las noticias, como queriendo decir que abarcaran todos los aspectos de la noticia, tanto de un bando como de otro, sin ningún interés de favorecer a terceros y solo deseando “informar”. Con el segundo ejemplo buscan apartar nuestra aversión frente al abuso policial y sustituirlo por nuestra sensibilidad a todo lo que nos causa admiración, gracia o ternura.

¿Qué esconden? Con el primer ejemplo esconden cuidadosamente la particularidad que enorgullece implícita y explícitamente a las fuerzas del orden: inspirar temor e inspirar respeto respectivamente. Con el segundo ejemplo esconden la importancia real que cumple la policía dentro de un Estado, al encasillarlo dentro de un macetero que nunca le ha pertenecido.

5.- Nos muestran lo bonito e “importante” que es que los estudiantes, pobladores o trabajadores se organicen y salgan a marchar por sus derechos o manifestar su descontento dentro de esta “democracia” –que para eso “existe la Democracia”-, y mejor aún si lo hacen con “creatividad”. Pero llegado su momento nos muestran de que son unos “delincuentes” al concentrar toda su atención en los encapuchados o los que causan destrozos a obras públicas o daño a la “fuerza pública”.

¿Qué buscan? Con el primer ejemplo buscan dar la sensación de estar “de acuerdo” en que los estudiantes, pobladores o trabajadores estén organizados y salgan a manifestar su descontento, más aún si es de forma “creativa”. Con el segundo ejemplo buscan criminalizar la protesta de los estudiantes, pobladores y trabajadores, dando la impresión de que protestar significa causar destrozos a las obras públicas o buscar hacer daño a la “fuerza pública”.

¿Qué esconden? Con el primer ejemplo esconden su verdadera posición frente a las manifestaciones populares, que es la que esgrimen los grandes círculos políticos y económicos: manifestarse de forma pacífica y sin alterar el orden, todo de acuerdo a los parámetros dictados por la “autoridad”. Con el segundo ejemplo esconden su interés por convertir toda manifestación en un simple acto “vandálico”, sirviendo de vocero de la “autoridad” y restándole importancia al verdadero trasfondo de la problemática estudiantil, poblacional o laboral.

6.- Nos muestran de que la policía está para “defender” a los ciudadanos de la “delincuencia”. Pero llegado su momento nos muestran que ante los justos reclamos de manifestantes que pelean por sus derechos, la policía no hace más que cuidar, ante todo, los intereses de la GRAN Propiedad Privada con el ardid de querer “mantener el orden”.

¿Qué buscan? Con el primer ejemplo buscan fortalecer la creencia popular de que la policía está para “defender” a los ciudadanos de la “delincuencia”. Con el segundo ejemplo buscan fortalecer la creencia popular de que la policía está también para poder “mantener el orden”.

¿Qué esconden? Con el primer ejemplo esconden la verdadera función de toda fuerza coercitiva: defender las estructuras políticas y económicas de una determinada formación socioeconómica. Con el segundo ejemplo esconden una de las funciones principales dentro de una formación socioeconómica capitalista: defender la Gran Propiedad Privada.

7.- Nos muestran de que consumir para determinadas fechas es estar “en onda” con el consumismo. Pero llegado su momento nos muestran de que el consumismo es “malo” y de que hay que ir al “verdadero sentido”… o que no hay que perder el “verdadero sentido” de esas determinadas fechas.

¿Qué buscan? Con el primer ejemplo buscan atraer y convencer de que para determinadas fechas debemos entregarnos al consumismo como parte de un acto ritual que se da cada cierto tiempo. Con el segundo ejemplo buscan dar la impresión, ya acabando el “partido”, de que lo “importante” no significa consumir sino que estar con nuestros “seres queridos” o disfrutando “sanamente” con los mismos.

¿Qué esconden? Con el primer ejemplo esconden toda la industria del comercio que se mueve tras fechas tan emblemáticas como navidad, año nuevo, reyes magos, fiestas patrias, día de la mamá, noche de Halloween, etc. Con el segundo ejemplo esconden el verdadero interés que gustosamente venían arrastrando de mucho antes, para adornar la etiqueta al último momento con un mensaje, generalmente proveniente del ámbito eclesiástico, de “no perder el verdadero sentido” de estas fechas, “disfrutar con prudencia” o “no caer en la frivolidad del consumismo”.

8.- Nos muestran de que los delincuentes son lo peor de nuestra sociedad (violadores, pederastas, asesinos, ladrones, drogadictos…). Pero llegado su momento nos muestran de que los delincuentes son también “seres humanos” y que merecen distraerse (música, teatro, boxeo, lucha libre, mujeres, etc), aprender algún oficio o que puedan rehabilitarse, que sólo hay que darles una bendita “oportunidad” dentro de nuestra “sociedad”.

¿Qué buscan? Con el primer ejemplo buscan generar miedo dentro de la población. Si bien la delincuencia ha existido siempre desde que el ser humano aprendió a funcionar dentro de ciertas normas, hoy mostrar los actos delincuenciales son una estrategia para generar ciertas respuestas favorables para el beneficio de fuertes intereses económicos que coexisten bajo las sombras tales como la industria de la seguridad, aseguradoras, armerías, etc. Con el segundo ejemplo buscan tratar de “enmendar” su señalamiento condenatorio hacia la delincuencia con una pequeña etiqueta: “los delincuentes pueden rehabilitarse”.

¿Qué esconden? Con el primer ejemplo esconden la verdadera funcionalidad de mostrar actos delincuenciales: abrir más los mercados de la seguridad, aseguradoras, armas, defensoría, etc. Con el segundo ejemplo esconden tras el concepto de “rehabilitación” la mano de obra barata existente dentro de las cárceles, escondido a su vez tras el concepto del “aprendizaje”.

9.- Nos muestran de que la discriminación o los abusos en los lugares de trabajo -sin dar ningún nombre-, son pan de cada día. Pero llegado su momento nos muestran a personajes con síndrome de “down”, homosexuales, personas “de edad” o del “género femenino” realizando actividades laborales dentro de una empresa determinada.

¿Qué buscan? Con el primer ejemplo buscan empatizar con todos los trabajadores que se han sentido discriminados o abusados en sus lugares de trabajo, llegando incluso a dar la impresión de que podrían denunciar a las empresas. No yendo más allá que denunciar a los “empleadores”. Con el segundo ejemplo buscan dar la sensación de que en determinadas empresas no existe ningún tipo de discriminación o abuso laboral, y de que funciona la “igualdad”.

¿Qué esconden? Con el primer ejemplo esconden por lo general el entregar nombres y sólo se limitan a generalizar sobre un aspecto que es bien conocido. Tienen muy claro de que la mano que les da de comer en ningún caso debe ser traicionada. Con el segundo ejemplo esconden el hecho de que esas personas están nada menos que engrosando las filas de la mano de obra barata.

10.- Nos muestran de que el país se encuentra sumergido en una “crisis” a consecuencia de la “crisis global” y de que no hay mucho trabajo disponible, y que el trabajo que hay se debe “cuidar”. Pero llegado su momento nos muestran de que el país ha seguido “creciendo” a pesar de la “crisis global”; o que existe un “boom” en ventas de automóviles de lujo o de inmobiliarios, etc.

¿Qué buscan? Con el primer ejemplo buscan generar un ambiente de miedo en el aspecto laboral. Con el segundo ejemplo buscan generar un ambiente optimista pero que solo puede entrar a calzar dentro de las clases más acomodadas y sirviendo de ilusión, dentro de las clases menos acomodadas, para dar la sensación de que las cosas no están tan mal como nos las cuentan.

¿Qué esconden? Con el primer ejemplo esconden una estrategia especialmente diseñada para mantener a los trabajadores en un ambiente de miedo y así poder ejercer con facilidad medidas tales como reducción de sueldos, aumento de horas trabajadas, reducción de privilegios, etc. Con el segundo ejemplo esconden el hecho de que quienes crecen no es el “país” sino que específicamente los grandes grupos económicos del país.

Níkolas Stolpkin
by CEPRID
http://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article1453

"Diez estrategias de manipulación mediatica" - Noam Chomsky


El lingüista Noam Chomsky elaboró la lista de las 10 Estrategias de Manipulación a través de los medios






 

1. La estrategia de la distracción

El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las elites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética.

“Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales (cita del texto ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

2. Crear problemas y después ofrecer soluciones

Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.

3. La estrategia de la gradualidad

Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez.

4. La estrategia de diferir

Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.

5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad

La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad (ver “Armas silenciosas para guerras tranquilas”)”.

6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión

Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido critico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos…

7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad

Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposibles de alcanzar para las clases inferiores (ver ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad

Promover al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto…

9. Reforzar la autoculpabilidad

Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se autodesvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. Y, sin acción, no hay revolución!

10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen

En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídas y utilizados por las elites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.


Por: Noam Chomsky  




“Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copias a sus amigos: nueve de cada diez las estarán esperando. Millones quieren ser informados. El terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad. Derrote el terror. Haga circular esta información”.

Rodolfo Walsh